Como comenzar a orar

Cómo comenzar a orar
Por Mark Virkler

Uno aprende realmente a orar cuando comienza a hacerlo. No necesitamos gente que piense acerca de la oración, que aprenda acerca de la oración, o que predique sobre la oración; necesitamos gente que ore. Su vida de oración se demuestra orando; si usted ha destacado en la oración o no, estará determinado por su vida de oración y los resultados que fluyen de ella.

👀 Mirando atentamente

Todos nosotros hemos experimentado la emoción de recibir una nueva enseñanza, sólo para experimentar poco tiempo después el desánimo de ver que no ha sido incorporada a nuestras vidas. Santiago 1:25 no sólo describe este problema sino que también nos dice cómo vencerlo. Escriba este versículo:

📝 El lugar de la carta de oración

Una manera de mirar atentamente es usar una carta de oración. Yo tengo dos, uno titulado “Principios de la oración” y el otro “Temas de oración”. Quizá usted también quiera usar una carta de oración, revisando aquellas cosas que de forma especial quiera usted llevar a su vida.

🌅 Un lugar para orar

Aunque se puede orar en cualquier lugar y en cualquier momento, es bueno para usted que le pida al Señor que le ayude a encontrar un lugar donde pueda acudir regularmente para estar a solas con Él sin distracciones. Recordará que Habacuc (2:1) tenía un lugar especial donde ir y orar; Daniel tenía un cuarto en el tejado con una ventana que miraba hacia Jerusalén (Daniel 6:10); Jesús iba a un sitio solitario a orar (Marcos 1:35). ESTABLEZCA SU LUGAR DE ORACIÓN. Escriba aquí dónde está:

⌚ Un tiempo para orar

Uno debe orar sin cesar; sin embargo, es necesario para obtener fortaleza espiritual, que uno separe tiempo(s) concreto para orar. Daniel iba a su cuarto de oración tres veces al día para orar y dar gracias (Daniel 6:10); David también oraba tres veces al día (Salmo 55:17), y Jesús oraba al menos en la mañana y en la tarde (Marcos 1:35; 6:46).

Pídale al Señor que le ayude a establecer su tiempo(s) de oración. Al principio será difícil que mantenga su tiempo para orar debido a que tendrá que batallar tanto con la debilidad de la carne, como con los ataques del enemigo. Por la persistencia, usted pronto desarrollará un hábito de oración, y una vez que haya establecido algo como un hábito, será mucho más fácil mantenerlo. Así que espere una batalla al principio contra Satanás y contra su propia carne.

💡Pensamiento: Si pasamos dieciséis horas diarias de nuestro tiempo en que estamos despiertos pensando sobre los asuntos del mundo y cinco minutos pensando en Dios, este mundo parecerá 200 veces más real para nosotros que Dios.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.