Una oracion por protección del corona virus

0
222
orar para que termine la pandemia

UNA ORACIÓN POR LIBERACIÓN DEL CORONA VIRUS

Señor Jesucristo, te pedimos que nos protejas de la propagación del coronavirus. Tú eres
poderoso y misericordioso; que esta sea nuestra oración – “Ten compasión de mí, oh Dios;
ten compasión de mí, que en ti confío. A la sombra de tus alas me refugiaré, hasta que
haya pasado el peligro.” (Salmo 57:1)
Jehová Shalom, Señor de la Paz, nos acordamos de aquellos que viven en las zonas
criticas del coronavirus y de aquellos que en estos momentos se encuentran aislados.
Que sepan que tu presencia está con ellos en su aislamiento, tu paz en su confusión y tu
paciencia en su espera. Príncipe de Paz, Tú eres poderoso y misericordioso; que esta sea
su oración – “¡Venga pronto tu misericordia a nuestro encuentro, porque estamos
totalmente abatidos!” (Salmo 79:8)
Dios de todo Consuelo y Consejo, oramos por aquellos que están de luto, tambaleándose
por la pérdida repentina de sus seres queridos. Que encuentren tu cercanía en su
sufrimiento, tu consuelo en su pérdida, y tu esperanza en su desesperación. Nombramos
delante de ti a aquellos que conocemos, que se sienten vulnerables y están asustados –
los frágiles, los enfermos y los ancianos. [pausa] Dios de todo Consuelo, Tú eres poderoso
y misericordioso; que esta sea nuestra oración – “Él nos ha liberado de tal peligro mortal,
y nos liberará de nuevo. En Él hemos puesto nuestra esperanza, en que continuará
liberándonos.” (2 Corintios 1:10)
Jehová Rapha, Dios sanador, oramos por todos los profesionales médicos que tratan
diariamente con las presiones intensas de esta crisis. Concédeles resistencia en el
cansancio, discernimiento en el diagnostico, y compasión sobre compasión mientras
cuidan de sus pacientes. Te damos las gracias por el ejército de investigadores que
trabajan de forma constante y silenciosa para encontrar una cura – dales claridad hoy,
descubrimientos “casuales” y avances inesperados. Levántate sobre esta presente
oscuridad, como el Sol de la Justicia con sanidad en tus rayos. Que esta sea nuestra
oración – “¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los
cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible.” (Jeremías 32:17)
Dios de toda Sabiduría, oramos por nuestros líderes: la Organización Mundial de la Salud,
los gobiernos nacionales, y los líderes locales también – los directores de los colegios, los
hospitales y otras instituciones. Ya que has puesto a estas personas en el servicio público
para esta hora, te pedimos que les concedas sabiduría más allá de su propia sabiduría
para contener este virus, fe más allá de su propia fe para luchar contra este miedo, y
fortaleza más allá de sus propias fuerzas para sostener las instituciones vitales a través de
este tiempo de agitación. Dios de toda Sabiduría y Consuelo, Tú eres poderoso y
misericordioso; que esta sea nuestra oración – “Dios es nuestro amparo y nuestra
fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos
aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar.” (Salmo
46:1-2)
Te bendigo con las palabras del Salmo 91: “Solo Él puede librarte de las trampas del
cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás
refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! No temerás el terror de la noche, ni la
flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a
mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará.”
(Salmo 91:3-7)
“Dios mío y defensor mío. Dame alivio cuando esté angustiado, apiádate de mí y escucha
mi oración.” (Salmo 4:1)
Que El Shaddai, el Señor Dios Todopoderoso que te ama, te proteja. Que Jesucristo, Su
hijo que murió por ti, te salve. Y que el Espíritu Santo, que se ocupa del caos y te llena con
Su presencia, interceda por ti y a través de ti por otros en este tiempo. “El Señor me librará de todo mal y me preservará para su reino celestial. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (2 Timoteo 4:18)

Oración de rendición, escrita por Pete Greig

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.